Layla…

Habia una vez una hermosa joven llamada Pattie Boyd. Corria el año 1964, y esta linda modelo fue contratada para aparecer unos pocos segundos en una pelicula, llamada “A Hard day’s night”, protagonizada por la famosa banda The Beatles. Pero que tiene que ver esto con una canción de amor de Eric Clapton lanzada en 1970? Bueno, esto es solo el comienzo.

La gran potagonista de toda esta historia es Pattie Boyd. En el rodaje de “A hard day’s night” conoce a George Harrison, y el flechazo es instantaneo. Ambos jovenes, atractivos, talentosos. Pattie lo narra todo en su Biografía “Wonderful Tonight”.

“Cuando el tren llegó a Londres y terminó el rodaje, me quedé triste de que se acabara ese día tan mágico. Habia sido un verdadero placer y quería capturarlo para siempre. Como si George me hubiera leído el pensamiento, dijo: “¿Quieres casarte conmigo?”. Me reí, como me había reído de todas las bromas de los Beatles. Apenas me permití preguntarme por qué me lo había dicho o si lo decía de verdad. Luego dijo: “Bueno, si no te casas conmigo, ¿cenarías al menos conmigo esta noche?”.

Adorable, y si, se casaron. Pattie terminó con el novio que le impidió cenar con George esa noche, y se casaron en un frio invierno de 1966. Era el cuento de hadas perfecto, la prensa los consideraba la pareja perfecta, ella, la chica portada de revistas como Vougue, y él, uno de los Beatles, el Beatle tímido. Perfecto. Pattie cuenta en su libro que en un comienzo, todo era perfecto. Su vida cambió radicalmente. De una modelo corriendo por oportunidades, a una modelo codiciada por la moda.

Pero lo bueno a veces no dura para siempre. La relación con George se fue desgastando con el tiempo. Aparte del ultra conocido cambio espiritual de George, en el que toma como propia la religión y cultura hinduista con fanatismo, Pattie no lo seguía al mismo ritmo. A eso hay que sumarle las infidelidades de George, que, por mucho que al menos yo amo a George, él era humano, cometió errores en la vida, y las mujeres con las que engañó a Pattie comienzan desde una desconocida chica francesa, hasta la misma Maureen Starr, esposa de su amigo Ringo, lo cual pienso yo, fue la gota que revalsó el vaso.

Pattie se daba cuenta de que su matrimonio se hacia trizas en sus narices, sin embargo, ella no quería darse por vencida, decidiendose a luchar por su matrimonio. Sim embargo, en sus momentos de tristeza, ella encontraba consuelo con la persona menos indicada. Eric Clapton, uno de los mejores amigos de su esposo. Para Pattie, Eric era simplemente un amigo, quizas un confidente, pero para Eric, Pattie era el amor de su vida, y al darse cuenta de lo mucho que la amaba, y de que ella no iba a dejar a George por él, toda su creatividad da este increible fruto: Su canción Layla.

“Eric me llevó porque quería que escuchara una canción que había compuesto. Encendió la grabadora, subió el volumen y me hizo escuchar la canción más poderosa y conmovedora que yo había oído nunca. Era Layla, y trataba de un hombre que se enamora desesperadamente de una mujer que lo quiere, pero que no está libre. Eric había leido la historia en un libro que le había regalado un amigo en común […] Se titulaba La historia de Layla y Majnun, del escritor persa Nizami. Eric se había identificado con Majnun y estaba decidido a hacerme saber lo que sentía. Había escrito la canción en su casa y la había grabado en Miami con los Dominos”.

Más claro echarle agua. Calpton estaba enamoradísimo de Pattie, pero Pattie estaba casadísima con George. Vaya triangulo amoroso. El más famoso de la historia del Rock. Luego de escuchar Layla, Pattie vivió una incomoda situación, en la que tuvo que elegir con cual de los dos guitarristas quedarse. George fue el elegido, y el matrimonio a duras rastras duró tres años más. Luego de que Pattie decidiera dejar a George, solo bastó para que Eric se enterara y comenzaron a estar juntos, ahora no a escondidas, sino a la luz del día, Pattie acompañaba a Eric a sus giras, parrandas y a sus festines de droga y alcohol.

Se casaron, e incluso el mismo George fue a la fiesta, dando el hecho por pasado, con su nueva novia, Olivia Arias, con quien luego tendría su único hijo, Dhani Harrison, el único motivo por el que yo defiendo la separación de Pattie con George, porque para ser honesta, prefiero mil veces a George que a Eric, y prefiero mil veces más a Pattie que a Olivia, pero si Pattie y George se hubrieran quedado juntos, le habria sido imposible a George tener hijos, ya que Pattie era infertil. Una pena, pero esas son las cosas de la vida.

Pero otra vez, Pattie tuvo que lidiar con infidelidades, y con algó aún peor que un fanatismo Krishna: las constantes adicciones de Eric, que lo tuvieron al borde de la muerte. Se separaron a fines de los 80’s. Se podria haber desvanecido el amor que Eric sentía por Pattie, pero lo que nunca podrá desvanancerse será la increible canción que le compuso. En los 90’s, Eric lanzó una verción unplugged de Layla, alcanzando también gran exito, sin embargo, la gran Layla es la versión original, desesperante, desgarradora, pero encantadora a la vez.

What’ll you do when you get lonely
And nobody’s waiting by your side?
You’ve been running and hiding much too long.
You know it’s just your foolish pride.

Layla, you’ve got me on my knees.
Layla, I’m begging, darling please.
Layla, darling won’t you ease my worried mind.

I tried to give you consolation
When your old man had let you down.
Like a fool, I fell in love with you,
Turned my whole world upside down.

Layla, you’ve got me on my knees.
Layla, I’m begging, darling please.
Layla, darling won’t you ease my worried mind.

Let’s make the best of the situation
Before I finally go insane.
Please don’t say we’ll never find a way
And tell me all my love’s in vain.

Layla, you’ve got me on my knees.
Layla, I’m begging, darling please.
Layla, darling won’t you ease my worried mind.

Anuncios