Y Así comenzamos el Bicentenario…

Hace dos meses comenzaba el año 2010, el año del bicentenario de nuestra nación. Todos sabiamos que no iba a ser un año normal. Celebraciones, inauguraciones, cambio de mando, miles de proyectos… pero la naturaleza dijo no.

La madrugada del sabado 27 de febrero, último fin de semana del verano 2010, en medio de las celebraciones del festival de Viña del Mar, la naturaleza decidió liberar toda su energia. A las 3:36 el país cambió. Este no fue solo un terremoto, fue un quiebre, un desastre con consecuencias indescriptibles.

Me concidero una persona favorecida por Dios. Yo y mi familia, estamos todos bien. Mi casa resistió el quinto terremoto más fuerte de los últimos tiempos, pero mi pais, no del todo. Pienso en la gente que simplemente no resistió, en los niños que vieron como su mundo se destrozó, que a estas horas de la noche tienen hambre y frio, en las personas que lo han perdido todo…

Lo que iba a ser un hermoso año del bicentenario es ahora el año en el que Chile tiene que levantarse de las cenizas, no nos podemos quedar lamentandonos por lo que pasó, sino que tenemos que recobrar las fuerzas, y volver a ser la hermosa patria que hemos sido. Esta es una prueba, una muy cruel prueba que tenemos que superar. El mismo espiritu que tuvieron los patriotas que nos regalaron esta nación es el que tenemos que tener todos ahora, 200 años después: dejar un país para las naciones futuras, que sea la copia feliz del Edén, sé que ese espiritu es invensible, y sé que Chile va a salir de esta.

VIVA CHILE!!!